CAPÍTULO 2. Salamanca, Junio 2005

Hacía tanto calor que me sudaban las manos y el maquillaje empezaba a gotear. Me había comprado unos tacones altos, estrechos y un vestido negro y blanco de cancán con el que caminaba con dificultad, parecía torpe. Me senté en...

Lee mas